Lunes, 04 de Julio de 2016

Toxina Botulínica: lo que tenés que saber antes de

A más de 10 años de su utilización, la toxina botulínica sigue siendo el tratamiento de elección para mejorar las arrugas de expresión, que son aquellas que se producen cuando el músculo se contrae y la piel que lo acompaña también.

El procedimiento consiste en microinyecciones que se aplican generalmente en el tercio superior de la cara, para las arrugas perioculares o patas de gallo, las líneas en la frente, entrecejo y para mejorar la expresión de los ojos. También se usa en el cuello para disimular las bandas platismales.

En estos casos, la toxina produce una micro relajación, lo que hace que la piel también se relaje. Es importante destacar que lo ideal es disminuir la fuerza de contractilidad del músculo y no paralizarlo, ya que esto es lo que hace que los gestos no se vean naturales. Para ello, es fundamental acudir a un especialista experto en la aplicación del mismo, que cuente con gran conocimiento de la musculatura facial.

¿Cómo se aplica?

La aplicación de Botox es un proceso mínimamente invasivo, rápido e indoloro que no requiere test de alergia, lleva pocos minutos y los pacientes pueden continuar con su ritmo de vida habitual sin inconvenientes. Se aplica mediante micro-inyecciones directamente en el músculo responsable de la formación de la arruga y, al relajarlo temporalmente, previene la formación de nuevas líneas de expresión, ya que su efecto impide la profundización de las arrugas existentes y la formación de nuevas actuando de manera preventiva.

Los efectos iniciales son visibles a las 72 horas después del tratamiento, y los máximos resultados a los 15 días, cuando se cita nuevamente al paciente para una evaluación y retoque si es necesario.

¿Cada cuánto tiempo se debe volver a aplicar?

La pérdida del efecto es gradual y la duración de sus resultados es de 4 a 6 meses, dependiendo del metabolismo de cada paciente, la técnica de aplicación y dosis utilizada. Una vez que finaliza el efecto, el paciente vuelve al estado anterior a la aplicación, habiendo evitado durante ese período que el paso del tiempo siga dañando la piel: esa es la función preventiva que tiene la toxina botulínica.

¿Cuáles son los efectos inmediatos a la aplicación y cuánto tiempo tardan en desaparecer?

Los efectos adversos aparecen en menos del 1% de los casos y, si suceden, son leves, localizados y temporales. Pueden ser enrojecimiento y/o dolor en la zona donde se inyectó el producto; algún pequeño hematoma o dolor de cabeza causado por la tensión en el momento de la aplicación.

Si bien es baja la posibilidad de aparición de factores adversos, todos estos son menores y desaparecen en las primeras horas.

Definitivamente, el tratamiento con toxina botulínica es seguro y llegó para quedarse como uno de los tratamientos más efectivos para tratar las arrugas del rostro.

Para asesoramiento personalizado hace click aquí




Aquí podrás informarte
sobre salud y belleza.
Una combinación de
estilo de vida saludable,
tratamientos en el consultorio
y cuidados de la piel en casa,
para lograr una apariencia
saludable que refleje juventud
y belleza a lo largo de los años.


ETIQUETAS


ARCHIVO