Lunes, 19 de Mayo de 2014

¿Sabías por qué se produce el envejecimiento de la piel?

El envejecimiento de la piel se produce a través de un mecanismo muy complejo en el que intervienen simultáneamente diversos factores tanto exógenos (luz del sol, polución, alergenos, estrés, dieta, ejercicio, sueño, etc…) como endógenos, que probablemente tienen un fuerte componente genético y entre los que se encuentran: pérdida de la elasticidad, enlentecimiento de la renovación celular, adelgazamiento de la piel, disminución de la actividad de los fibroblastos (células productoras de colágeno), reducción de la producción de colágeno, elastina y ácido hialurónico, etc…

Entre toda esta suma de factores hay concretamente dos procesos que intervienen de una forma muy directa en el envejecimiento de la piel.  Son la glicación, que promueve el envejecimiento de la piel a través de la degradación tisular, y la oxidación, que produce una degeneración celular.

La glicación es una reacción lenta, no enzimática, de azúcares con los aminoácidos de una proteína, que conduce al entrecruzamiento de dicha proteína.  Como consecuencia, ésta pierde sus propiedades y se convierte en una proteína que se va degenerando y termina dañando la célula estimulando la apoptosis (muerte celular).  Los productos resultantes o A.G.E.S. (Productos Finales de  la Glicación Avanzada) se acumulan tanto dentro como fuera de la célula, afectando la estructura de la piel y provocando un aumento de la formación de radicales libres que aumentan el nivel de estrés oxidativo.
Las proteínas estructurales, como es el caso del colágeno y la elastina, que constituyen el verdadero armazón de la piel, son dos de las proteínas más afectadas por el proceso de glicación.  Además la glicación aumenta exponencialmente con la edad a partir de los 35 años y se incrementa con la exposición al sol.

La oxidación es una resultante de numerosos procesos que se desarrollan en el organismo y la producción de radicales libres de oxigeno constituye uno de los factores más tóxicos para las células y que tienen mayor influencia en el proceso de envejecimiento de muchos tejidos, entre ellos la piel.  La exposición de la piel al sol es uno de los factores que más significativamente da lugar a la producción de radicales libres de oxígeno, y se ha demostrado ampliamente que existe una relación directa entre los procesos de oxidación de las proteínas dérmicas por los rayos UV y el envejecimiento cutáneo.

Nuestro organismo se enfrenta a diario con la oxidación y la glicación, intentando reparar las proteínas dañadas.  Esta reparación, a medida que pasan los años, se vuelve mucho más lenta.

Para aminorar los efectos negativos que este fenómeno acarrea sobre la piel debemos comenzar por disminuir la cantidad de  azúcares en nuestro organismo que pueden reaccionar con las proteínas. Para eso, es recomendable disminuir el consumo de azúcares y carbohidratos simples.  Es recomendable incorporar más frutas y verduras en la alimentación diaria, en especial aquellas ricas en antioxidantes como los cítricos, frutos rojos, verduras de hojas verdes, etc…

Además existen diversas sustancias de uso cosmético que pueden disminuir los efectos indeseables de la glicación y la oxidación.

La vitamina E y la vitamina C son dos poderosos antioxidantes que protegen nuestra piel de la acción de los radicales libres. Los especialistas consideran a la vitamina E como el antioxidante más importante, ya que protege las membranas celulares y previene el daño de las enzimas asociadas a ellas. Además, en presencia de la vitamina C, la vitamina E tiene la capacidad de renovar su poder antioxidante.   La aplicación tópica de vitamina C protege la piel de la glicación y aumenta la  formación de nuevo colágeno, además de otorgarle luminosidad y uniformidad.

El uso diario del protector solar es otro poderoso anti-age, al disminuir o evitar la producción de radicales libres generados por los rayos ultravioletas.
Y otros productos como:

El SERUM VIT C: de textura ultra-ligera, de rápida absorción. Otorga brillo y luminosidad a la piel.  Potencia la protección contra los rayos UV utilizado en conjunto con el protector solar.

La crema HIDRATANTE DE ROSA MOSQUETA: Su composición con numerosos ácidos grasos esenciales (omega 6, omega 3), antioxidantes y vitaminas  (vitamina A, vitamina C, E) lo convierten en una crema anti-age ideal.

Probá los beneficios del Serum con 20% de VITAMINA C. Hace click aquí.

Probá los beneficios de la CREMA HIDRATANTE ROSA MOSQUETA, rica en ácidos grasos esenciales, Vitaminas A, C y E por lo que es nutritiva, antioxidante e hidratante con un gran poder regenerador. Hace click aquí.




Aquí podrás informarte
sobre salud y belleza.
Una combinación de
estilo de vida saludable,
tratamientos en el consultorio
y cuidados de la piel en casa,
para lograr una apariencia
saludable que refleje juventud
y belleza a lo largo de los años.


ETIQUETAS


ARCHIVO